El poder del embudo de venta

Puede sentarse a hablar con una agencia de marketing, y en poco tiempo estarán hablando sobre cálculos de cuantas veces llegan los visitantes a tu página web, de cuantas veces hacen clic, en que tiempo se van…etc. Pero vamos a simplificar todo esto y vamos a relatarte como debe de ser un embudo de ventas y del por qué debes construir uno.

El poder del embudo de venta

Vamos a empezar imaginando la forma de un embudo.
* En la parte superior tienes el tráfico de entrada, son las personas en busca de su producto. Digamos que hay 1000 personas
* A medida que avanzan, se tiene que las personas que llegan a tu sitio web solo son el 50% o 500 personas
* Ahora sigues moviendo en el embudo y tienes personas que ven tu botón de “llamada a la acción” CTA – 250 personas
* Sin embargo, sólo la mitad de estas personas van a la página de destino (aterrizaje) – 120 personas
* Y todavía sólo la mitad  llenan su formulario – 60 personas – esta es su referencia.
* 50% de estas personas se convertirá en llamadas de ventas  – 30 personas
* Y aún así sólo la mitad se convertirá en clientes potenciales – 15 personas
* Y por último 2 se convertirá en clientes de pago

¿Te has dado cuenta que en realidad es el prospecto el que hace el trabajo? Hacen la búsqueda. Ellos visitan tus sitios web, y así sucesivamente. Combinando el inbound marketing con tu embudo de ventas puedes obtener resultados.

Para que su embudo de ventas trabaje, es recomendable dar algo gratis en su página de destino para que la gente llene un formulario. Lo que  regales tiene que ser un artículo de calidad. Por ejemplo, tal vez un informe gratuito que proporciona información sobre algo que quieran aprender.

Una vez que su visitante llena el formulario y proporciona su dirección de correo electrónico, estarás en la capacidad de seguirlo en el mercado, incluso si se van y no hacen una compra. Tambien podrás notar a través de nuestro ejemplo que se necesita un gran número de personas para hacer sólo un par de ventas.

El embudo de ventas ha funcionado bien debido a la forma en que, básicamente, guía a los visitantes a través de los canales hasta que sea el momento de hacer su compra. Se trata de una forma muy suave de relacionarse con el cliente potencial  y se le implica e interesa en el proceso, y se motiva por conocer más. Los que quieren saber más continuarán a través del embudo hasta que finalmente llegar al final, donde se convierten en el cliente de pago  que estás buscando. Es muy sencillo y es eficaz.

Este artículo forma parte del ebook: “Embudos de Ventas”

>>> CLIC AQUI para DESCARGAR GRATIS tu eBook “Embudos de Ventas…”